¿Es necesario que lo hagas TODO en tu Empresa?

8 de la mañana. Un emprendedor o emprendedora se pone a trabajar.

Pensemos que es un terapeuta que realiza charlas, cursos online y terapias.

Repasa la agenda del día y ve que tiene un paciente a las 10 y otro a las 12.

También se da cuenta que es fin de trimestre y tiene que enviar las facturas al gestor.

Y por otro lado, va a realizar una charla a final de mes, y tiene que empezar a moverla en las redes sociales.

Entonces, y aunque es una persona equilibrada y ha estudiado sobre técnicas de stress, mindfulness, y siempre lleva todo bien organizado, empieza a tener una cierta ansiedad.

La sensación de que no va a llegar a todo recorre su espina dorsal. Y tiene que elegir. O atiende a sus pacientes, o realiza las demás tareas.

Así que pensando, viene ya su primer paciente, y no está tan al 100% como siempre, porque su mente está preocupada y dispersa.

Esto es algo que pasa habitualmente a los emprendedores que comienzan o a los que ya llevan tiempo. Algunos de ellos nos han preguntado qué hacer en estos casos.

Sabemos que empezar es duro. Que los gastos suelen ser muchos. Pero, hazte esta pregunta. Si me dedico a realizar las tareas de Redes Sociales, o las facturas, ese tiempo, ¿estoy obteniendo ingresos?

La respuesta es no.

Son tareas necesarias, pero no para que las hagas tÚ. Aunque pueda suponer un esfuerzo, es conveniente que contrates a un profesional o delegues tareas.

Cuando quieres hacerlo todo tu mismo, ten en cuenta que necesitas: un tiempo para aprender, un tiempo para implementarlo, para equivocarte y finalmente para hacerlo.

Hoy en día, hay muchos profesionales freelancers que puedes contratar por horas en las múltiples plataformas que hay en el mercado. Son personas bien formadas, que te van a quitar ese trabajo, que a ti no te gusta, y que lo haces porque no te queda otro remedio.

Para ello, haz una lista de las tareas que necesitas cubrir, y cuántas horas aproximadas pueden llevarte. Busca una persona en estas plataformas que tenga estas aptitudes, y prueba. Tendrás muchas aplicaciones seguramente, así que si la primera persona con la que trabajas no te convence, prueba con la siguiente.

Aunque al principio creas que solo es un gasto, será una inversión, pues ahora tu puedes dedicarte a tus terapias y charlas, o los cursos que estés dando, sin ocuparte en otras tareas que son fácilmente delegables.

En el vídeo os contamos una historia de una persona a la que aconsejamos delegar.

Espero que el vídeo y el artículo te sirvan y te orienten en tu emprendimiento.

¡Hasta pronto!

Ex-Policía transformado en Emprendedor en 2012, autor de 3 libros best seller, y Workaholic 100% obsesionado con la oratoria y el arte de hablar en público 😉